Repudio al acuerdo de indemnización a repsol // no le debemos nada a quienes saquearon el país

Frente Popular Darío Santillán (Argentina)

Luego de años y años de utilizar nuestros recursos para financiar el desarrollo de esa empresa en el resto del mundo, de incumplir con las pautas de inversión que llevaron a nuestro país a perder el autoabastecimiento energético, de la inmensa fuga de ganancias producida durante toda su gestión, el Estado con todo derecho decidió retomar el control de la compañía expropiando el 51% de las acciones en manos de Repsol. Esta medida, aunque limitada, constituyó un paso adelante en materia de soberanía y regulación del sector. Fue el propio gobierno quien planteó los argumentos por los cuales la gestión de Repsol en nuestro país había sido una verdadera estafa y eran ellos quienes estaban endeudados con nosotros por las riquezas extraídas y perjuicios generados para el conjunto de nuestra economía (informe Mosconi).

Justamente por ello es que resulta insultante y lacerante a los principios de soberanía nacional que se esgrimen en los discursos, el acuerdo aprobado hoy por el Consejo de Administración de Repsol, según el cual el Estado pagará U$S 5.000 millones de dólares (más intereses) en concepto de “compensación” por una decisión soberana y absolutamente justificada por parte de nuestro país.

El gobierno justifica la medida porque permitirá atraer “nuevas inversiones” en una estrategia de buscar desesperadamente financiamiento externo y capitales multinacionales en lugar de ir por las rentas extraordinarias que hoy se producen en nuestro país y que están controladas por los grandes capitales en el agro, la minería, la industria, los hidrocarburos y las grandes comercializadoras. En lugar de afectar los intereses de los responsables de la escasez de divisas que fugaron más de U$S 100.000 millones de dólares en la última década y que especulan con la liquidación de la cosecha para engrosar aun más sus ganancias, se vuelve a recurrir a los mercados internacionales de crédito. En lugar de salir del CIADI y los organismos internacionales que tienen como fin someter a los países del tercer mundo al dictado de las grandes multinacionales, se busca el perdón para que vuelvan a invertir en nuestro país, como si no hubiéramos aprendido ya las nefastas consecuencias que estos capitales tienen sobre nuestra economía y el conjunto del pueblo.

Las organizaciones abajo firmantes rechazamos rotundamente este acuerdo. Ni un solo dólar de nuestro país debe salir para indemnizar a Repsol. El petróleo argentino pertenece al pueblo y no a las empresas que lo utilizaron para enriquecerse a costa nuestra. Planteamos también la necesidad de derogar la actual Ley de Inversiones Extranjeras heredada de la última dictadura militar que otorga beneficios al capital transnacional y su reemplazo por un nuevo marco legal que defienda la soberanía de nuestro país sobre sus recursos y las ganancias que aquí se generan.

26/02/2014

Para ver el link original de la nota, clicar AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>