Bajo Aguán: una “región admnistrativa especial” para la violación de los derechos humanos

Giorgio Trucchi – Lista Informativa «Nicaragua y más»

El pasado 27 de
enero 2011 fueron desalojadas más de 120 familias del Movimiento
campesino de Elixir, en la zona de Sabá. Policía y ejército comenzaron
una verdadera cacería contra 18 miembros de ese movimiento y de su
presidenta, Blanca Espinoza, quien tuvo que abandonar a sus nueve hijos
para evitar la detención. Todos están acusados de daños a la propiedad
privada y usurpación de tierra.

Dos personas fueron encarceladas y
la comunidad de Elixir militarizada.

“A la par de eso, los
cuerpos represivos del Estado y los guardias privados del empresario
César Velásquez se dieron a la tarea de profundizar la represión. El 2
de febrero detuvieron y encarcelaron a 21 miembros de esta organización,
entre ellos cinco mujeres y cinco menores de edad”, dijo el dirigente
magisterial y miembro del Comité Ejecutivo del Frente Nacional de
Resistencia Popular (FNRP), Wilfredo Paz.

La inmediata
intervención de defensores legales y procuradores de los derechos
humanos permitió que las personas fueran puestas en libertad. “La
intención era esperar 24 horas y crearles una serie de cargos, para
después emitir órdenes de captura y dejarlos en la cárcel, pero no
pudieron hacerlo”, explicó el directivo del FNRP.

Una situación
difícil en medio de un clima de intimidación e inseguridad para las
miles de familias campesinas del Bajo Aguán.

“Los cuerpos
represivos han creado un sistema de monitoreo y control en toda la zona.
Es casi imposible acercarse a los asentamientos de los grupos
campesinos sin ser detectados y perseguidos por los guardias privados de
los terratenientes. Hasta han perseguido a cooperantes internacionales
que llegaron a la zona para darse cuenta de lo que está ocurriendo”,
aseveró Paz.

Tampoco ha cesado el hostigamiento y las amenazas
contra los dirigentes campesinos. Juan Chinchilla, jóven directivo del
Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) y del FNRP, fue
secuestrado el pasado 7 de enero. Después de haber sido interrogado,
amenazado y torturado, logró escapar de sus captores.

Un mes
después de su fuga y sin haber cometido delito alguno, Chinchilla sigue
ocultándose en algún lugar de Honduras por temor a ser asesinado.

“El
compañero Juan Chinchilla sigue oculto porque hay suficientes indicios
de que lo continúan buscando. En varias ocasiones personas desconocidas y
armadas lo han buscado en el asentamiento campesino La Concepción,
donde vive su familia.

Además – continuó Wilfredo Paz -, durante
la semana anterior dos vehículos se estacionaron por largo tiempo en las
inmediaciones de la casa donde viven los padres de Juan Chinchilla. Son
indicios muy claros de que su vida aún corre peligro”, dijo.

Pese
a esta situación, las organizaciones campesinas y populares de la zona y
el FNRP departamental no renuncian a sus objetivos.

“Seguimos
exigiendo el derecho de acceso a la tierra, a una reforma agraria
integral y condenamos la decisión de decretar la inconstitucionalidad
del Decreto 18-2008. Las movilizaciones no van a parar y volvemos a
plantear la urgencia de que se instale un observatorio permanente de
derechos humanos de carácter nacional e internacional”, concluyó Paz.

Mientras
tanto, el FNRP departamental de Colón anunció que próximamente dará a
conocer la conformación de una estructura departamental de derechos
humanos, para la salvaguardia y la defensa de la vida de las miles de
familias y personas que siguen en resistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>