Ingresar
Más y mejor humanidad

Migrantes en resistencia común por la ciudadanía universal en el IV FSMM

Fecha de publicación: 9 octubre, 2010

El orden mundial actual, caracterizado por hegemonías de poderes fácticos que acumulan y concentran riquezas y oportunidades, a través de la mercantilización, dominación, exclusión y discriminación de las grandes mayorías humanas y la madre naturaleza, está en crisis, pero aún dolorosamente operante. En ese contexto, la migración de cientos de millones de seres humanos es todavía un naufragio evitable de la dignidad y felicidad humanas.

El
orden mundial actual, caracterizado por hegemonías de poderes fácticos
que acumulan y concentran riquezas y oportunidades, a través de la
mercantilización, dominación, exclusión y discriminación de las grandes
mayorías humanas y la madre naturaleza, está en crisis, pero aún
dolorosamente operante. En ese contexto, la migración de cientos de
millones de seres humanos es todavía un naufragio evitable de la
dignidad y felicidad humanas. Pero es también al mismo tiempo un signo
de resistencia a ese orden inhumano, una tarea histórica de humanización de las normativas atrasadas que aún intentan regularla, con los cada
vez más obsoletos criterios de pertenencia nacional, que ya hace 2.500
años, en la Grecia clásica, hacían de los extranjeros (metecos) parte de los no ciudadanos, junto a las mujeres, los esclavos y los niños, y que simplemente no pueden pretender seguir vigentes a inicios del siglo
XXI.

Para cumplir esta tarea de resistencia y humanidad, para debatir los caminos plurales hacia una alianza mundial de migrantes que permita hacer del
universo la Patria común, migrantes de diversos lugares del mundo se
encontraron el viernes ocho de octubre en la Universidad Católica de
Quito, Ecuador, en el marco del IV Foro Social Mundial de Migraciones.
Con la presencia de una cincuentena de migrantes de América Latina,
Norteamérica, Europa y Medio oriente, la provocación inicial estuvo a
cargo de representantes de los refugiados palestinos, del Grito de los
Excluidos, del Proyecto Carta Mundial de Migrantes, de la Asamblea
Ciudadana del Cono Sur y Forum Solidaridad Perú, a través de la
participación de Miriam Torres. A quienes se sumó la reconocida
dirigenta migrante y actual Asambleísta representante de los emigrados
ecuatorianos en el Congreso del país anfitrión del Foro, Dora Aguirre. 

De la resistencia a las decisiones

Esta última panelista hizo una reseña esencial de varios de los principales
logros del actual proceso de cambios en el Ecuador en el específico
ámbito de la movilidad humana, destacando las representaciones de los
emigrados en el Congreso / Asamblea legislativa, de los que ella misma
es una y que, según sus palabras, “puso inmediatamente nuestras demandas en las agendas de todos los Partidos políticos”. Pero, lo más importante, “nos permitió estar en donde se toman las decisiones”. Señalando que no había sido fácil el paso de lo social a la política,
ya que aún hay resistencias e incomprensiones, pero que van siendo
superadas por los propios resultados y avances. En el mismo sentido,
Luiz Bassegio, del Grito, enfatizó la necesidad de combinar la
resistencia con imprescindibles pasos de avance en los gobiernos y
estados, tanto a nivel nacional como regional latinoamericano, que
aunque insuficientes, muestran la posibilidad esperanzadora de los
cambios hacia una integración desde y para los pueblos, con especial
énfasis en la ciudadanía regional con plenos derechos de circulación,
residencia y trabajo, hacia la ciudadanía universal, ya propuesta formal y públicamente por el Estado de Ecuador.

También la autocrítica

Jaber Abou Hawache, refugiado palestino en el Líbano, expuso la situación de
su pueblo, con más de medio millón de refugiados, la cual constituye una herida en el corazón de la humanidad. Y es casi un símbolo de la
deshumanización que está en la base de la actual regulación migratoria
hegemónica en el mundo. Ricardo Jimenez del Proyecto Carta Mundial de
Migrantes y Lucía Mariana Alvites de la Asamblea Ciudadana Cono Sur,
informaron del movimiento que la Carta empuja en todo el mundo hacia una alianza mundial para la resistencia y el logro de la ciudadanía
universal, del cual esta actividad es parte. Numerosas intervenciones de migrantes participantes aportaron valiosos elementos, como el rol
protagónico de los jóvenes y la necesidad de una “justicia móvil”,
enfatizando que se debe ampliar esta conciencia y estos espacios y
multiplicar y mejorar las luchas, incluyendo la autocrítica, por
ejemplo, en los elevados costos de inscripción del mismo IV FSMM (entre
35 y 50 dólares por participante) y de cuyo monto depende la posibilidad de votar en la Asamblea de los Movimientos sociales que forma parte de
su programa. Un rasgo de mercantilización que aparece a contramano de la estrategia de vencer la inhumanidad hegemónica con más y mejor
humanidad.   

Última modificación: 12 de enero de 2011 a las 14:40
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/b06232b5b88328bab4cc9bcd5f10100691c9e2cb/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="b06232b5b88328bab4cc9bcd5f10100691c9e2cb" /> <input type="text" name="captcha_1" />