Ingresar
Movimiento en los EEUU se radicaliza

Indignados americanos llaman a la huelga general

Fecha de publicación: 7 noviembre, 2011

El movimiento de los Indignados americanos se radicaliza. Los de Oakland, en California, llamaron a la huelga general en el conjunto de la ciudad para el miércoles 2 de noviembre. En otras partes, veteranos de la guerra de Irak se han sumado a los manifestantes para protegerles de la policía.

“Parecía que estábamos en los años 1960, en medio de una manifestación contra la guerra de Vietnam”, escribía el New York Times del jueves 27 de octubre, tras la represión violenta sufrida el precedente martes por la noche por los Indignados de Oakland. Gases lacrimógenos y balas especiales (varias balas minúsculas unidas en un envoltorio de plástico) fueron utilizadas por la policía para sacarlos de la plaza que ocupaban en el centro de la ciudad. Luego tuvieron lugar enfrentamientos muy violentos entre manifestantes y policías. Un veterano de la guerra de Irak fue gravemente herido por un arma “no letal” disparada por un policía, causando una ola de emoción en el país. El miércoles, 3000 manifestantes volvían a ocupar la plaza de la ciudad, con la ayuda de veteranos de los Marines. El jueves por la noche, reunidos en asamblea general, lanzaban este llamamiento a la huelga general en Oakland:

“Nosotros, ocupantes de la plaza Oscar Grant, proponemos que el miércoles 2 de noviembre de 2011, liberemos Oakland y frenemos al 1%.

Proponemos una huelga general en el conjunto de la ciudad y proponemos que todos los estudiantes abandonen las clases. En lugar de que los trabajadores vayan al trabajo y los estudiantes a la escuela, la gente convergerá hacia el centro para detener la ciudad. Todos los bancos y las grandes empresas deberán cerrar durante la jornada o iremos hacia ellas.

Aunque llamemos a una huelga general, llamamos también a bastante más. La gente que está ocupada fuera de sus barrios, escuelas, organizaciones comunitarias, grupos de afinidad, lugares de trabajo y familias están invitadas a autoorganizarse de una forma que les permita tomar parte en la detención del funcionamiento de la ciudad, de la forma que mejor les convenga y como puedan hacerlo.

El mundo entero mira a Oakland. Mostrémosle lo que es posible”.

Como en Oakland, las autoridades de otras ciudades americanas han decidido desalojar a los manifestantes que acampan en el centro de las ciudades, como en Nashville en Tennessee, donde la policía ha intervenido a demanda del gobernador republicano (36 detenciones). En Atlanta (Georgia), la policía ha detenido a 50 manifestantes, el miércoles 26 de octubre, indica el New York Times que predice situaciones similares para la ciudad de Providence (Rodhes-Island) y Baltimore (Maryland).

Otras grandes ciudades como New York, Boston, Philadelphia y Los Ángeles, han adoptado una táctica menos brutal autorizando los campamentos de los Indignados. Ahí, las autoridades apuestan por el agotamiento del movimiento; o por el general Invierno, como en New York donde la brigada de bomberos ha confiscado los grupos electrógenos y el combustible utilizados para calentarse por los Indignados refugiados en el parque de Lower Manhattan, no lejos de Wall Street… en previsión de la tempestad de nieve que se ha abatido el sábado por la mañana sobre la ciudad. “La nieve, ¿qué nieve?, debo preocuparme por mi país”, han escrito unos manifestantes a la entrada del campamento barrido por ráfagas de viento glacial.

Desde su nacimiento en Wall Street, el 17 de septiembre pasado, el movimiento de los Indignados americanos no ha dejado de cobrar fuerza. Es el apoyo de los principales sindicatos locales lo que ha cambiado la situación. Desde el 27 de septiembre, 700 pilotos de avión jubilados quejosos de sus pensiones de jubilación se han sumado al movimiento. Dos días más tarde, lo hacía el muy influyente sindicato del sector de los transportes (64,000 afiliados), al que se sumaba luego el sindicato del sector de la salud (300,000 afiliados). “Nuestras organizaciones tienen necesidad de su energía”, ha afirmado el presidente de la Federación de Empleados de Comercio, Stuart Appelbaum. En New York, más de 39 sindicatos y asociaciones se han manifestado con los Indignados de Wall Street, desde el comienzo del movimiento.

Está también el apoyo de los First Responders, los bomberos, policías, equipos de salvamento, obreros y voluntarios que participaron en las operaciones de salvamento y desescombro en las ruinas del World Trade Center tras el 11 de septiembre. Reprochan al gobierno una falta de asunción de los gastos ocasionados por las enfermedades que muchos de ellos han desarrollado.

Ahora, son los veteranos del ejército, en uniforme militar, con sus armas de guerra, quienes se despliegan por propia iniciativa alrededor de los cortejos, en Phoenix (Arizona) primero y luego en otras ciudades, para dar seguridad a los manifestantes contra posibles ataques externos y ¡contra la violencia policial!

Medios y políticos están desconcertados por un movimiento inédito, impulsado por la juventud de las clases medias, una ola de fondo anticapitalista y libertaria, que ataca los fundamentos de la sociedad americana. Tras haberlos mirado por encima del hombro, presionados por una opinión pública mayoritariamente favorable al movimiento de protesta, los medias toman ya en serio al movimiento. Si algunos, como el célebre bloguero John Hawkins, en la página del Huffington Post, continúan confundiendo a los Indignados con una banda de “hippies”, el semanario The Week se pregunta si “Occupy Wall Street” hace emerger un “Tea Party de izquierdas”. El famoso Tea Party se lo ha pensado y algunos de sus miembros llegan incluso a dar su apoyo a los Indignados esperando así surfear sobre la ola de protesta. “Comprendo la cólera que se expresa en esas manifestaciones” se ha sentido obligado a decir Obama en una entrevista en la televisión.

El 23 de octubre pasado, Noam Chomsky, intelectual radical conocido por sus críticas al imperialismo americano y los medios, declaraba ante miles de personas reunidas en Boston, frente al edificio del banco de reserva federal: “Este movimiento es espectacular. No tiene precedentes. No recuerdo que haya habido algo así nunca. Si las asociaciones que han lanzado estas concentraciones pueden aguantar durante un largo y duro período porque la victoria no vendrá rápidamente esto podría verdaderamente revelarse como un acontecimiento histórico, un momento importante de la historia americana”.

30/10/2011

http://blogs.mediapart.fr/blog/jean-pierre-anselme/301011/des-indignes-americains-appellent-la-greve-generale

(En la dirección del original, en francés, se puede ver diferente material gráfico muy interesante y utilizar diferentes links ndt)

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

En Oakland, participan miles en huelga general

· Trabajadores, estudiantes y activistas se movilizan por la ciudad californiana
· Las acciones, respuesta a la represión policiaca perpetrada la semana pasada
· Orillan al cierre de bancos del centro de la localidad
· Alcaldesa Jean Quan permite a empleados municipales tomarse el día y sumarse a manifestaciones

David Brooks
Corresponsal Periódico La Jornada, Jueves 3 de noviembre de 2011.

Nueva York, 2 de noviembre. Miles de trabajadores, estudiantes y activistas del movimiento Ocupa participaron hoy en una “huelga general” en Oakland. A lo largo del día abandonaron sitios de trabajo, aulas y comercios, culminando en el cierre del quinto puerto más importante del país.

Después de marchar y bailar por la ciudad durante todo el día, provocando que todas las sucursales de los bancos del centro cerraran, además de varios comercios, los manifestantes alcanzaron a sumar más de 10 mil –según medios locales– al llegar al puerto industrial de Oakland, al anochecer.

Autoridades del puerto emitieron un comunicado esta noche, en el cual informaron que las operaciones del mismo “están efectivamente detenidas”, lo que provocó el júbilo de los manifestantes, quienes declararon su triunfo, reportó el San Francisco Chronicle.

El famoso sindicato militante de estibadores (ILWU) –uno de los más progresistas en el país, el mismo que rehusó cargar barcos con rumbo a Centroamérica durante los años 80 en solidaridad con esas luchas de liberación– confirmó esta noche que se logró que el puerto suspendiera operaciones, debido a que era muy improbable que sus trabajadores del turno nocturno –que se inicia a las 19 horas– pudieran ingresar, debido a la manifestación (era una forma diplomática para decir que se sumaron a la acción, ya que en este país es ilegal que los sindicatos realicen “huelgas de solidaridad” con otros trabajadores).

“Nada está saliendo ni entrando aquí esta noche”, comentó un vocero del sindicato a los medios.

Incluso la alcaldesa Jean Quan dio permiso a trabajadores municipales de tomarse el día para sumarse a las marchas, algo que provocó cierta irritación entre su fuerza policiaca. A la vez, dio órdenes de que los agentes intentaran mantener un “bajo perfil”.

Todo esto fue parte de la respuesta a la represión policiaca que intentó desalojar el plantón de Ocupa Oakland la semana pasada, cuando se utilizó gas lacrimógeno y resultó gravemente herido el marine veterano de guerra de Irak Scott Olson.

El movimiento goza del respaldo de los principales sindicatos de la zona, incluyendo el de enfermeras y el magisterial.

“Estamos apoyando el movimiento de base Ocupa porque están hablando a nombre del 99 por ciento de nosotros afectados por la avaricia empresarial”, declaró Josie Camacho, representante de la central obrera del condado de Alameda, integrada por 120 sindicatos, con 120 mil agremiados, reportó el diario Los Angeles Times.

Por lo menos 15 por ciento de los maestros de Oakland (poco más de 300) no fueron a las escuelas para sumarse a esta acción, indicó el San Francisco Chronicle, y añadió que también se adhirieron cientos de trabajadores municipales.
Varios comercios cerraron, algunos en solidaridad con el llamado a la huelga. Pusieron letreros en las ventanas en los cuales anunciaron que no operarían “en apoyo del 99 por ciento”. Por ejemplo, el cine Grand Lake Theater, en lugar de colocar la usual lista de películas que se exhiben en sus salas, cambió su cartelera para declarar: “orgullosamente apoyamos el movimiento Ocupa Wall Street. Cerrado el miércoles para apoyar la huelga”.

Aunque no se logró un pleno paro general, integrantes del movimiento Ocupa afirmaron que consiguieron su objetivo.

Desde 1947, los sindicatos tienen prohibido dejar de laborar en solidaridad con otros trabajadores, y por tanto las huelgas generales son ilegales bajo la ley federal.

Sin embargo, este intento marca la primera vez que se convoca una huelga general desde 1946 –la última en este país fue justo en Oakland–, con su epicentro a sólo unas cuadras del plantón de Ocupa Oakland, informó Joshua Holland, de Alternet.

El músico Boots Riley, de la banda The Coup, uno de los organizadores de esta iniciativa, comentó que esta acción representa una nueva fase del movimiento Ocupa, “es un tiro de advertencia, va más allá de sólo decir ‘somos el 99 por ciento’. Esto demuestra que el 99 por ciento puede ser organizado… que podemos construir un amplio consenso y ya no necesitamos de patrones”.

En diversas ciudades del país, incluyendo Nueva York, Filadelfia y Boston, se realizaron marchas en solidaridad con Oakland, así como para denunciar la represión contra plantones Ocupa en varias localidades.

“De Nueva York a Oakland, el sistema está descompuesto”, corearon cientos de manifestantes en una marcha por Broadway, de la plaza Libertad a la jefatura de la policía de Nueva York esta tarde.

Veteranos de guerra, estudiantes, representantes de organizaciones comunitarias y otras agrupaciones denunciaron la brutalidad policiaca aquí y en todo el país. Retomaron las consignas de “somos el 99 por ciento” y “somos imparables, otro mundo es posible”, animados por una gran banda de metales y percusiones que ofrecía desde rolas de Twisted Sister (“We’re not gonna take it”, “Ya no lo vamos a tolerar”), hasta himnos del movimiento de derechos civiles y un poco de Lady Gaga.

Un hombre con atuendo judío y paliacate palestino ondeaba una bandera anarquista rojinegra desde las escalinatas de un edificio de la alcaldía, mientras veteranos de guerra invitaban a los manifestantes a participar en coros sobre el caso del marine herido.

Aquí, como en otras partes del país, los manifestantes afirmaron que cada caso de violencia policiaca en cualquier ciudad de aquí en adelante será respondida con acciones y marchas por todo el país.


Marco Antonio Velázquez Navarrete
Secretario Técnico
Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio

Última modificación: 15 de marzo de 2012 a las 14:06
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/5f76f94737375a44786463bbdf8ad0f6b85fcb18/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="5f76f94737375a44786463bbdf8ad0f6b85fcb18" /> <input type="text" name="captcha_1" />