Ingresar
Bienes Comunes/Luchas Comunes

El Grito de la Madre Tierra en Centroamérica

Fecha de publicación: 10 octubre, 2010

En el contexto actual que vivimos una profunda crisis civilizatoria, queda en evidencia como la Madre Tierra es también sujeto de exclusión y explotación por parte del modelo desarrollista que ha impuesto el mundo moderno capitalista en nuestros países. Las realidades y resistencias de nuestros pueblos en Centroamérica, testimonian como las dramáticas condiciones de la migración y los desplazamientos forzados constituyen una parte fundamental de las luchas por defender los territorios, la diversidad, las identidades y nuestra relación con la naturaleza.

En el contexto actual que vivimos una profunda crisis civilizatoria, queda en evidencia como la Madre Tierra es también sujeto de exclusión y
explotación por parte del modelo desarrollista que ha impuesto el mundo
moderno capitalista en nuestros países. Las realidades y resistencias de nuestros pueblos en Centroamérica, testimonian como las dramáticas
condiciones de la migración y los desplazamientos forzados constituyen
una parte fundamental de las luchas por defender los territorios, la
diversidad, las identidades y nuestra relación con la naturaleza.

Los pueblos indígenas, las mujeres y los (as) campesinos (as) de las
comunidades Garifunas (Honduras), Naso y Ggobe (Panama) conjuntamente
con los pueblos Mayas en Guatemala, por ejm,  están
resistiendo las estrategias de los grupos transnacionales, pero también
las políticas gubernamentales y regionales (como el Plan Puebla Panamá o la Iniciativa de Interconexión Eléctrica para Centroamérica SICA) que
pretenden atraves de las inversiones en turismo, agronegocios,
extracción de minerales y petróleo, y la supuesta lucha contra el
narcotráfico despojarlos de sus tierras, de sus culturas, de sus bosques y fuentes de agua.

Se trata del impulso a una gran ofensiva del capital  transnacional y los grupos empresariales locales para la construcción de Corredores
de Mercancias (Zona del Peten por ejm) para el saqueo de recursos, y el
control del Corredor Biologico Mesoamericano atraves no solo de la
ocupación de tierras, sino de la militarización y de la represión en
contra de las comunidades originarias. En este contexto la migración es
transformada en negocio y es sobre todo objeto de explotación de jóvenes y mujeres, además de promover una intensa criminalización de cualquier
esfuerzo por reivindicar los derechos más básicos de los pueblos.

En el IV Foro Mundial de las Migraciones, la mesa sobre Bienes Comunes y
Migraciones organizada por la Secretaria Mesoamericana del Grito de los
Excluidos, conjuntamente con organizaciones de las Comunidades Garifunas (Honduras), de Panamá y Guatemala ha analizado y debatido como los
Megaproyectos Hidroeléctricos, la Minería, los agrocombustibles, la
exclusión social y el racismo estructural de los gobiernos en
Centroamérica, junto con las supuestas políticas para el control del
narcotráfico están constituyendo una realidad que desplaza a las
comunidades y refuerza las condiciones de la migración forzada hacia los Estados Unidos (principalmente) e internamente entre los países de la
región.

En este contexto las luchas para la defensa de los bienes comunes
adquieren carácter regional y son además luchas que manifiestan el doble carácter excluyente del sistema capitalista, primero atraves de la
apropiación indiscriminada y brutal de la naturaleza y paralelamente
atraves de la explotación de los pueblos originarios y las comunidades
afrodescendientes. Es desde esta perspectiva que una crítica más
profunda al “desarrollo” surge entre las comunidades, pues esta
ideología con consecuencias prácticas mortales para las regiones mega
diversas deja un balance muy negativo en la región Mesoamericana.
Desarrollo para nuestras comunidades ha significado históricamente
desplazamientos y destrucción de sus identidades, así como devastación
de la naturaleza. Es por esto que la lucha hoy contra la exclusión  de estos pueblos, es además la lucha contra la exclusión de la Madre
Tierra. La realidad del Cambio Climático está afectando directamente a
estas comunidades, no solo por los efectos medio ambientales sino
también por la ausencia sistematica de políticas gubernamentales capaces de garantizar los recursos y derechos para el bien común.

 Estamos hablando de afectación directa en áreas urbanas y rurales, de
situaciones muy graves de concesiones de contratos para proyectos que
modifican leyes nacionales (caso de la Ley 30 que se ha querido
implementar en Panamá) o de procesos de represión que se amparan en
Golpes de Estado como el ocurrido en Honduras. La reciente masacre de
Tamaulipas en México, deja al descubierto como el tema del narcotráfico
no quiere ser discutido y profundizado en sus dimensiones reales y sobre todo en sus vínculos con los gobiernos y grupos de poder económico en
la región.

 La Madre Tierra, profundamente herida por la huella del desarrollismo y
del sistema capitalista ha comenzado a recordarnos el peligro que
enfrentamos como humanidad. Es el momento de que un enorme Grito se
levante de las raíces de nuestra historia y de nuestras identidades
profundas, el Grito de los Excluidos hoy debe ser el más contundente y
determinante BASTA a la explotación de la Madre Tierra y a la miseria y
represión de nuestros pueblos y comunidades en Mesoamérica

Última modificación: 12 de enero de 2011 a las 14:42
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/5cb339d647abd55a4ae7ad1243769b252d5c9d93/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="5cb339d647abd55a4ae7ad1243769b252d5c9d93" /> <input type="text" name="captcha_1" />