Ingresar
Honduras

¿De quién es el agua?

Fecha de publicación: 30 enero, 2014

Esta sugestiva pregunta es quizá la interrogante más común que se haga la humanidad en esta época en que se visualiza de manera apocalíptica que para las próximas décadas el agua dulce será una de las causas de las guerras.

Con el aparecimiento en la década de 1930 del término neoliberalismo, que enfatiza entre sus principales ideas la prioridad del sistema de precios, el libre emprendimiento, un estado fuerte e imparcial y la libre empresa, que tuvo a Europa como su asiento y que fue impulsada por el bipartidismo en Honduras a partir de 1990 por los “Chicago boys” y sus súbditos a nivel nacional—teniendo a la cabeza primero a Rafael Leonardo Callejas Romero con sus “medidas de ajuste y estabilización” y posteriormente a Carlos Roberto Flores Facussé, sin obviar a Ricardo Maduro Joest, el golpista Micheletti y Porfirio Lobo Sosa—gobiernos que se encargaron de entregar el país a empresas transnacionales con leyes a favor de la explotación extractiva de las riquezas naturales y las empresas estatales para abastecer el mercado consumista y derrochador capitalista que se ha convertido en uno de los peores cánceres de los bienes naturales y de los pueblos.

No podemos olvidar que Callejas empezó a entregar a terratenientes las tierras destinadas a reforma agraria con la implementación de la Ley de Modernización Agrícola y Flores Facussé aprobó en una noche oscura y tenebrosa la Ley de Minería mientras el pueblo sufría los embates del Mitch. Fueron Lobo Sosa y Hernández Alvarado los mayores exponentes del neoliberalismo que hicieron desastres con la entrega del territorio a empresas transnacionales petroleras, hídricas, mineras y zedes.

Sin embargo, son las comunidades organizadas en torno a organizaciones beligerantes como OFRANEH, COPINH, COPA, MUCA, ETNIA TOLUPÁN, Movimiento Ambientalista de Santa Bárbara, MAS, y otras que han dado la cara y corrido el riesgo en defensa de sus territorios y los bienes naturales propiedad del Estado y del pueblo hondureño. A esto se ha sumado el esfuerzo patriótico de algunas instituciones como CEPRODEC y algunas parroquias de la iglesia católica y la iglesia Luterana.

Nos agradó conocer hace algunas semanas la noticia de que la CAO y el Banco Mundial, BM han desistido de continuar financiando la construcción de la represa Agua Zarca, promovida por DESA y SINOHYDRO. Nos alegramos por el COPINH y las comunidades del norte de Intibucá y sur de Santa Bárbara. Nos satisface saber que hay mujeres valientes y comprometidas en esta lucha como su lideresa BERTA ISABELCERES FLORES.

A un líder indígena en cierta ocasión le hicieron la pregunta que encabeza este artículo y él contestó con absoluta convicción: “El agua es de los árboles”. Una gran verdad ya que ellos constituidos en bosques cuidan los reservorios, los manantiales y los ríos mientras la raza humana “mercantilizada, civilizada, occidental y cristiana” es la más destructiva. Además los árboles purifican el aire y son la fuente de alimentación y de vida de todos los seres vivientes.

Nosotros agregaríamos, el agua también pertenece a las comunidades humanas que la cuidan y protegen, principalmente las culturas indígenas del mundo que verdaderamente aman esta obra de la naturaleza y de Dios.

Los bienes naturales y culturales jamás deben ser propiedad privada y exclusiva de los empresarios, pertenecen a los pueblos autóctonos y a la humanidad.

30 de enero 2014.

Última modificación: 5 de febrero de 2014 a las 17:14
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/d0d6050a7b8dc5478aa54853f422c59040915397/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="d0d6050a7b8dc5478aa54853f422c59040915397" /> <input type="text" name="captcha_1" />