Ingresar

Crisis africana, es posible en el Perú?

Fecha de publicación: 11 febrero, 2011

Parte importante de las reflexiones y actividades del Foro Social Mundial es la fuerte y creciente crisis política que recorre los países del norte de África. No puede ser de otro modo considerando que el Foro se desarrolla…

Lucía Mariana Alvites

Candidata al Congreso por Gana Perú N° 34

Desde
África

Parte importante de las reflexiones y actividades del Foro
Social Mundial es la fuerte y creciente crisis política que recorre los
países del norte de África. No puede ser de otro modo considerando que
el Foro se desarrolla en un país vecino, Senegal, en la costa atlántica
del mismo continente. Pero además porque la crisis africana muestra
varios de los eslabones más débiles del orden socioeconómico y político
mundial, todavía hegemónico aunque en notoria y persistente crisis.
Curiosamente, el Perú es uno de los pocos países en América Latina y en
el mundo que persiste en reproducir sin cuestionamientos los rasgos que
se muestran más débiles y críticos de este orden. Por ello, surge
inevitable la pregunta si la crisis africana podría irrumpir también en
el Perú.

 Aunque, por supuesto, las diferencias entre ambas realidades son muy grandes, los paralelismos no son pocos y esto es lo preocupante. En primer lugar, en todos los
países en crisis, Túnez, Egipto, y Costa de Marfil, se trata en lo
esencial de democracias surgidas autoritariamente, más bien formales, de baja calidad institucional y derrotadas ante la corrupción. Una
descripción casi perfecta de la democracia actual peruana, surgida del
golpe de Estado de 1992 y la subsecuente dictadura, con una Constitución cuyos mentores intelectuales están nada menos que encarcelados por
robos y asesinatos, y que no permite ni la soberanía ni un proyecto de
desarrollo nacional, pero sí creciente represión a las legítimas
demandas populares. Hablar de corrupción y de Perú en una misma frase se ha vuelto, desgraciadamente para los peruanos, una redundancia.

La revuelta en los países nor-africanos
busca regenerar esta democracia puramente formal y profundizar la
participación, esa es su primera demanda, pero su interacción con el
crucial orden económico es evidente. En todos los casos, el puro
formalismo y la baja calidad democrática es la cara institucional
necesaria para la aplicación de políticas económicas neoliberales,
centralmente exportadoras de recursos naturales a bajos precios y malas
condiciones para el país exportador, sin proyecto de desarrollo
nacional, y fuertemente dependientes de los dictados de los grandes
poderes económicos transnacionales, que no muestran ni el más mínimo
interés en otra cosa que no sea obtener las mayores y más rápidas
ganancias, aún a costa del bienestar de pueblos y países enteros. No es
anecdótico que la crisis arrancara en Túnez por un comerciante ambulante que se quemó a lo bonzo en protesta por la pérdida de sus medios de
subsistencia. ¿Es necesario aludir a la actual realidad económica
peruana?     

La más inquietante de
las similitudes, sin embargo, es el hecho que apenas unas semanas antes
del estallido de la crisis, en diciembre pasado en Túnez, nadie, ninguna encuesta ni estudio social, pudo preveerla. Por el contrario, los
medios de comunicación y el debate público vivían en un discurso de
“estabilidad”, “progreso”, “avance”, “satisfacción de la población”. ¿No se parece demasiado al Perú actual?

Última modificación: 25 de febrero de 2011 a las 08:56
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/1f7ff2d84b6ef39686cd781df1f814aa05e0f926/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="1f7ff2d84b6ef39686cd781df1f814aa05e0f926" /> <input type="text" name="captcha_1" />