Ingresar
Perú

Conga y La Parada, ¿lo mismo?

Fecha de publicación: 29 octubre, 2012

Circula una nueva tesis nacionalista por la cual en buenas cuentas se compara, como si fueran lo mismo, el violentismo desestabilizador de los matones a sueldo de La Parada con la resistencia del pueblo de Cajamarca a un proyecto trasnacional minero que hasta las encuestas más dudosas reconocen que es mayoritariamente rechazado por los afectados.

Ya antes se ensayó una comparación similar que pretendía igualar, nada menos que con la Nueva Política Económica (NEP) de Lenin, la renuncia del actual gobierno a impulsar cualquier cambio de fondo, por los cuales se levantó como alternativa política significativa y ganó las elecciones, para asumir el programa, el discurso, los cuadros dirigentes y la agenda del continuismo neoliberal y autoritario de los últimos 20 años. Para tragarse semejante afirmación, es necesario saltarse groseramente el hecho de que el retroceso de Lenin se debía a situaciones evidentes, objetivas y graves, tales como una larga guerra de varios años contra 14 potencias mundiales, que había devastado la economía de Rusia (¿algo similar en Perú?).

Un aislamiento internacional, sin siquiera un país en el mundo que apoyara el proyecto de Lenin (mientras hoy, es al revés, apenas Chile y Colombia se mantienen a duras penas neoliberales y bajo los dictados del FMI, mientras las economías más grandes de Suramérica: Brasil, Argentina y Venezuela y la mayoría de sus países están en un proceso de soberanía, integración regional y cambios a la justicia social). Por último, Lenin no contaba con los cuadros, profesionales y técnicos para emprender los cambios comprometidos, literalmente muertos en masa en la guerra, mientras el actual gobierno peruano, todo lo contrario, para renunciar a lo comprometido, ha debido deshacerse de todos ellos, quienes le habían escrito el programa de la Gran transformación y tienen capacidad de sobra para avanzar a lo comprometido, que por otra parte era mínimo y moderado, aunque necesario.

Ahora, alegremente, se pretende comparar a todo un pueblo que legítimamente rechaza un proyecto trasnacional contaminante con una banda de matones comprados y digitados por la Derecha Bruta y Achorada (DBA), que no se resigna y no perdona a una Alcaldesa que fue elegida contra su voluntad y que después no ha aceptado que ellos, los perdedores de la elección, le impongan la agenda, el programa, los cuadros administrativos y el discurso.

En Cajamarca se trata de todo un pueblo que defiende su vida y la de sus hijos de la contaminación, mientras la DBA pide imponer el gran negocio contaminante a sangre y fuego. Todo lo contrario, en La Parada es esta misma DBA la que contrata lumpen para saquear a pequeños comerciantes, al tiempo que con sus medios pretende generar infladamente pánico en toda la ciudad, con el objetivo de hacer caer a la alcaldesa que no se les entrega en bandeja.

Cabe ahora preguntarse si estas groseras tergiversaciones de la realidad son nada más que un error de análisis o muestran una grave desorientación ética que lleva a quienes las sustentan por la pendiente de la identificación de hecho con la derecha más bruta, autoritaria, y anti popular. El “anti izquierdismo” con que aparecen asociados estos análisis, que no tiene nada que envidiar al macartismo más trasnochado, y que es una réplica exacta de lo que hasta hace poco más de un año esa misma DBA les decía a ellos, es una campanada de alerta. ¿Serán conscientes de ello? ¿o ya realmente no les importa?

Última modificación: 23 de enero de 2013 a las 10:48
Hay 0 comentarios
For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/f73d9d82daa870fc058a756f2a5216d1752a4875/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="f73d9d82daa870fc058a756f2a5216d1752a4875" /> <input type="text" name="captcha_1" />