Acuerdos firmados en Cancún decepcionan a organizaciones y movimientos sociales

Natasha Pitts, ADITAL

Aun habiendo propuestas viables, como las sugeridas durante la
Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambios Climáticos que se
realizó en Cochabamba, Bolivia, entre los días 20 y 22 de abril de este
año, se optó una vez más, por las “soluciones de mercado”. Éstas, como
bien define la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (Caoi),
son sólo ‘negocios para tratar de solucionar lo que provocaron con los
mismos negocios depredadores’.

En esta Cumbre, se trató de reafirmar el texto del ‘Acuerdo de
Copenhague’ propuesto en la COP 15, considerado por los movimientos
populares un mecanismo nocivo que evadió por completo la búsqueda de
soluciones concretas para detener la crisis climática. Esto porque el
acuerdo no busca responder con urgencia a situaciones como la reducción
de emisiones de gases que provocan el efecto estufa.

Sobre el protocolo de Kioto, la propuesta fue un segundo período de
compromisos, sin embargo no hay informaciones sobre datos ni mecanismos
para que el segundo período se concretice. Además, la adopción de
compromisos será meramente voluntaria, lo que quiere decir que la
reducción de las emisiones de gases, será hecha de acuerdo con la
voluntad y conciencia de cada país.

Según Alianza Social Continental, el acuerdo cerrado en Cancún
también prevé otras decisiones graves, como la meta de aumento de la
temperatura mundial, que quedó definida en 2º Centígrados. Esta meta ya
había sido sugerida, pero fue rechazada porque no cumplía con la tarea
de evitar la desaparición de regiones enteras, como algunas islas. Mas
este año, la meta fue aceptada, poniendo en riesgo la perpetuación de la
vida humana.

Sobre la cuestión de financiamiento, fue aprobada una propuesta
vacía. Aunque fue aprobada la creación de un fundo global, la Alianza
Social afirma que los recursos no están garantizados, así como su origen
y forma de implementación. Además de lo apuntado, los recursos son
insuficientes para enfrentar las consecuencias de la crisis climática.
Otra propuesta fuertemente rechazada por los movimientos populares fue
que el Banco Mundial, responsable por la promoción de proyectos
destruidores de medio ambiente, sea, al mismo tiempo, responsable de
Coordinar este fundo.

A pesar de haber sido colocado nuevamente la ganancia, por encima de
la  vida, en la ‘Declaración de Cancún’ los sectores populares aseguran
que la lucha no llegó a su fin y que continuarán impulsado el nacimiento
de una civilización en que la vida en todas sus formas sea el centro de
todo.

Se comprometieron también a ‘continuar caminando en la construcción
de un movimiento fuerte, multisectorial e unificado en defensa de la
naturaleza por medio de la concientización, educación y organización de
base; profundizar las propuestas presentes en el Acuerdo Cochabamba;
evaluar las posibilidades de una consulta popular, de una nueva Cumbre
de los pueblos y de otras formas de involucramiento de los sectores
populares; así como a aumentar la organización y presión sobre los
gobiernos nacionales e internacionales’.

Traducción: Ricardo Zúniga

Fuente: ADITAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>